Osteocondrosis de la columna torácica.

Dolor en el pecho un síntoma de osteocondrosis de la columna torácica.

Los cambios degenerativos y distróficos en los tejidos de las vértebras y los discos intervertebrales, y los síntomas clínicos asociados con estos procesos, se denominan osteocondrosis. Considere las principales causas y métodos de tratamiento para la osteocondrosis de la columna torácica.

Causas de la osteocondrosis de la columna torácica.

  1. Herencia.
    Se heredan los genes dañados o mutados para el crecimiento óseo normal. Por tanto, el riesgo de osteocondrosis aumenta significativamente si hay personas en la relación que padecen esta enfermedad.
  2. Estilo de vida sedentario.
    En este caso, es importante una carga prolongada y excesiva en la columna vertebral, lo que lleva a la compresión de las vértebras y al desarrollo de la enfermedad. Esto sucede más a menudo con personas que trabajan en una computadora y con controladores.
  3. Patología vascular.
    Cualquier enfermedad de los vasos que suministran sangre a la columna vertebral y provoque un suministro insuficiente de nutrientes a los tejidos de las vértebras conduce a la aparición de cambios degenerativos y distróficos en ellos.
  4. Trastornos metabólicos en el cuerpo.
    Muy a menudo, la diabetes mellitus conduce a la aparición de cambios en los vasos que violan el trofismo tisular. Además, es posible un cambio directo en los tejidos de las vértebras con una violación del metabolismo del fósforo y el calcio, con patología de las glándulas tiroides y paratiroides, con enfermedades de la corteza suprarrenal.
  5. Infección e intoxicación.
    Los procesos inflamatorios en los tejidos de las vértebras y los discos intervertebrales, causados por la entrada de virus, bacterias o la acción de sus toxinas, también pueden conducir al desarrollo de osteocondrosis.
  6. Exceso de peso.
    La presencia de una carga excesiva constante en la columna conduce a la compresión de los discos intervertebrales con el posterior desarrollo de los procesos subyacentes a la osteocondrosis.
  7. Nutrición inadecuada.
    La falta de oligoelementos (por ejemplo, calcio), la falta de vitaminas (D3) también puede conducir a la interrupción de los procesos metabólicos en el cuerpo y al desarrollo de patología del tejido óseo y cartilaginoso.
  8. Cambios relacionados con la edad en el tejido óseo y cartilaginoso.
    Con la edad, se producen cambios distróficos en la columna torácica, lo que lleva a la compresión de los discos intervertebrales. En la vejez y la edad senil, la estructura muscular de la columna también se debilita.
  9. Lesiones de la columna torácica.
    Los moretones y las fracturas de los arcos de las vértebras durante una caída o un accidente automovilístico no son tan poco frecuentes. Al mismo tiempo, los cambios anatómicos en las vértebras y los tejidos circundantes son una razón directa para el desarrollo de un proceso patológico que es la causa de la osteocondrosis.
  10. Escoliosis
    La patología "escolar" que se desarrolla en los niños de aquellas instituciones educativas donde no se utilizan tecnologías que preservan la salud, simplemente recae principalmente en la columna torácica. La curvatura de la columna cambia notablemente la carga en segmentos individuales de la columna, lo que provoca el desarrollo de osteocondrosis.
  11. Riesgos deportivos y laborales.
    La carga deportiva (por ejemplo, en levantadores de pesas), así como el trabajo asociado con el levantamiento de pesas, los cambios frecuentes en la posición del tronco (giro, flexión y extensión, movimientos espasmódicos) también pueden provocar cambios patológicos persistentes en la columna. Además, la exposición prolongada a posturas incómodas en posición de pie, sentado, acostado, al levantar y cargar pesas, al realizar otros trabajos, en los que la presión en los discos y la carga en la columna en su conjunto aumentan, puede llevar a osteocondrosis.
  12. Otros factores causales y riesgos de desarrollar osteocondrosis de la columna torácica.
    Sobrecargas de la columna vertebral asociadas con enfermedades de los pies, así como como resultado del uso de zapatos incómodos, tacones altos y embarazo en las mujeres, cese abrupto del entrenamiento regular por parte de los atletas profesionales y, finalmente, sobreesfuerzo nervioso y situaciones estresantes.

Síntomas de osteocondrosis de la columna torácica.

Todos los síntomas de la enfermedad se pueden dividir condicionalmente en reflejos y compresión.

Síntomas reflejos

El mecanismo de su aparición es la irritación de los receptores de los ligamentos intervertebrales, las cápsulas de las articulaciones intervertebrales, los receptores de los discos intervertebrales. La irradiación (propagación) de la irritación a los segmentos adyacentes de la médula espinal puede provocar varios síntomas.

Estos son los principales: dolor en el pecho, dolor en el abdomen o en la región del corazón, tensión en los músculos del pecho, síntomas autonómicos de los órganos internos. El dolor es siempre agudo, descrito por los pacientes como un puñal. El lugar del síndrome de dolor es el área entre los omóplatos, el dolor se puede administrar a la región del corazón, el esternón.

Puede ser difícil para el paciente incluso moverse, respirar profundamente. Los síntomas reflejos en la osteocondrosis de la columna torácica son mucho más comunes que la compresión.

Síntomas de compresión

Los síntomas de compresión de la osteocondrosis de la columna torácica son causados por la compresión o el estiramiento de la raíz nerviosa en el área de su salida del agujero intervertebral. Los principales son: debilidad muscular simétricamente en ambas piernas, pérdida de sensibilidad en las mismas, dolor "radicular" en la espalda y pecho. El dolor "punzante", que se siente dentro del pecho, en el abdomen, aumenta con el movimiento, al doblar el cuerpo, toser, estornudar, reír. Hay una sensación de "hormigueo", entumecimiento, hormigueo. En el desarrollo de la patología, pueden aparecer trastornos del movimiento y atrofia muscular. Aumenta el tono muscular, disminuye la sensibilidad en las extremidades inferiores y pueden aparecer trastornos de la micción.

Otros síntomas vegetativos de la osteocondrosis de la columna torácica.

Los síntomas vegetativos en la osteocondrosis aparecen debido a que la composición de las fibras nerviosas provenientes de la columna torácica contiene conductores vegetativos, la irritación o infracción de estas fibras puede ir acompañada de síntomas vegetativos. Los principales son: descamación y piel seca en la zona de inervación del nervio comprimido, alteración local de la sudoración y termorregulación (también según la zona de inervación), uñas quebradizas de los pies, dolor que simula la patología del tracto gastrointestinal ( gastritis, úlcera gástrica, colecistitis), dolor en la espalda baja, dolor en la región del corazón.

Tratamiento de la osteocondrosis de la columna torácica.

El tratamiento de la osteocondrosis de la columna torácica debe ser complejo (con una combinación de métodos medicamentosos y no medicamentosos), individual y sistémico.

Medicamento para el tratamiento de la osteocondrosis de la columna torácica.

Las principales tareas de estos métodos son la eliminación del síndrome de dolor, la tensión muscular, la mejora de la microcirculación y el trofismo tisular. Para esto, se utilizan medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, que reducen el proceso de inflamación, eliminan el dolor y la tensión muscular. Estos fondos se prescriben por un promedio de 7-14 días. Las aplicaciones anestésicas se prescriben localmente. En casos de efecto insuficiente de los analgésicos no esteroides, se utiliza una mezcla analgésica. Las mezclas se inyectan por vía intravenosa en solución salina o glucosa. El bloqueo paravertebral tiene un efecto analgésico rápido cuando se inyecta un analgésico en los tejidos blandos de las regiones paravertebrales.

Para aliviar el dolor en la osteocondrosis de la columna torácica, se usan tópicamente ungüentos irritantes y que distraen.

La tensión muscular se alivia con fármacos como los relajantes musculares.

Para normalizar la circulación sanguínea y mejorar la nutrición de los tejidos, se utilizan fármacos antiplaquetarios y ácido nicotínico.

También usan medicamentos que mejoran el metabolismo en los discos intervertebrales y las articulaciones: condroprotectores.

Tratamientos no farmacológicos

Dieta para la osteocondrosis de la columna torácica. Completamente excluido de la dieta: sal, especias picantes, preparaciones con el uso de vinagre y sal, productos semiacabados, azúcar (se puede reemplazar con miel), café y bebidas carbonatadas. Permitido: legumbres, berenjenas, queso, productos lácteos, lechuga, repollo, requesón, plátanos, hígado, zanahorias, melones, mariscos, cereales, verduras y frutas frescas, hierbas, semillas y bayas.

El complejo del programa de tratamiento para la osteocondrosis de la columna torácica incluye: terapia manual, masaje clásico, acupresión, masaje reflejo-segmentario, ejercicios de fisioterapia, técnicas de torsión (estiramiento), acupuntura, natación, métodos fisioterapéuticos (electroforesis, ultrasonido, amplipulso, diodo corrientes dinámicas, fangoterapia, etc. ).

Métodos tradicionales de tratamiento de la osteocondrosis de la columna torácica.

Materias primas para la preparación de remedios caseros para la osteocondrosis del pecho.

La exacerbación de la osteocondrosis de la columna torácica es una indicación de tratamiento bajo la estricta supervisión de un médico. Los remedios caseros y caseros nunca deben usarse a ciegas sin el permiso de un médico. Como tratamiento adicional para aliviar la condición del paciente, se puede utilizar lo siguiente:

  1. Tinturas y decocciones.
    • Tintura de hoja de arándano rojo. Tome 1 cucharada de hojas de arándano rojo, vierta agua hirviendo en un volumen de 0, 25 litros y déjela reposar durante 2 horas. Tomar medio vaso por la mañana y por la noche durante 3 semanas.
    • Decocción de raíz de perejil. Triturar 50 g de raíces de perejil, añadir 0, 5 litros de agua y dejar hervir a fuego lento durante una hora y media. Consuma 1 cucharada por la mañana y por la noche durante 3 semanas.
    • Tintura de ortiga y miel. Exprima el jugo de la ortiga recién cortada, mezcle con miel y alcohol isopropílico en partes iguales. Insistir en un lugar frío durante 14 días y utilizar una cucharada por la mañana en ayunas durante 2 semanas.
    • Tintura de milenrama con menta, regaliz y caléndula. Mezcle una cucharada de milenrama y 2 cucharadas de menta, regaliz y caléndula cada una y vierta 1 litro de agua hirviendo, déjela reposar durante 7-8 horas. Tomar 3 veces al día, 50 ml, durante 3 semanas.
  2. Frotamiento.
    • Rábano y miel infundidos con vodka. Rallar el rábano, mezclar con miel en partes iguales y añadir 50 ml de vodka. Use esta composición para frotar en el sitio de localización del dolor.
    • Grasa de cerdo y lúpulo. Mezclar una cucharada de grasa de cerdo, derretida y enfriada a temperatura ambiente, con la misma cantidad de lúpulo. Frote la composición resultante en el área afectada.
    • Grasa de cerdo y propóleo. Derretir 150 g de grasa de cerdo, agregar 30 g de propóleo y mezclar bien. Lo mejor es frotar la piel durante la noche. Después del procedimiento, debe envolver su espalda con un paño tibio.
    • Jengibre y Ajo. Freír el jengibre y el ajo picados con la adición de mantequilla hasta obtener una papilla homogénea. Frote el área dolorida con la composición resultante.
    • Orégano con aceite. Mezclar 1 cucharada de orégano y 0, 2 litros de aceite de oliva. Deje la mezcla durante 10 horas, luego cuele, frote en las áreas dolorosas de la espalda.

Pronóstico de la osteocondrosis de la columna torácica.

El pronóstico es generalmente favorable, las complicaciones en esta forma de la enfermedad son raras. Vale la pena prestar atención al diagnóstico oportuno de la enfermedad, para excluir otras patologías de los órganos del tórax, así como al tratamiento completo y la prevención suficiente de las exacerbaciones de la osteocondrosis.