¿Por qué duele el cuello y cómo eliminar el dolor?

las causas más comunes de dolor de cuello

El dolor de los músculos del cuello puede estar asociado con diversas anomalías. La causa subyacente puede ser tanto enfermedades del sistema musculoesquelético como trastornos en el trabajo de los órganos internos.

El alivio del dolor no resuelve el problema: las patologías diagnosticadas deben corregirse de acuerdo con un curso de tratamiento adecuado.

Posibles causas del dolor de cuello

Hay muchas razones conocidas que explican la aparición de dolor en el cuello. La fuente puede ser enfermedades del sistema musculoesquelético, trastornos circulatorios en el cuello, enfermedad vascular.

La patología de la columna es una de las causas más comunes de síndrome de dolor. El cuello también puede doler debido a patologías de órganos internos, procesos infecciosos y virales.

Osteocondrosis

Con la osteocondrosis de la columna cervical, el cuello duele debido al adelgazamiento y la deformación de los discos vertebrales. Estos trastornos conducen a la formación de microfisuras en las vértebras, lo que provoca el crecimiento de osteofitos y la aparición de una hernia. Las formaciones patológicas tienen un efecto traumático sobre los tejidos circundantes y las terminaciones nerviosas, provocando un proceso inflamatorio.

Con la osteocondrosis de la columna cervical, el síndrome de dolor se localiza en la parte posterior del cuello. Al girar el cuello, se agregan al dolor fuertes molestias y crujidos.

Dolor peor al girar la cabeza o movimientos bruscos, toser o estornudar. A medida que se desarrolla la osteocondrosis, el dolor se extiende más y llega a las áreas del hombro y el antebrazo.

El dolor se vuelve especialmente intenso por la mañana. También hay rigidez de movimientos, el paciente es literalmente incapaz de girar la cabeza hacia un lado.

Gradualmente, el dolor se vuelve menos pronunciado, se transforma de agudo en sordo.

Los pacientes con una descarga eléctrica comparan los ataques agudos de dolor en la osteocondrosis de la columna cervical: son tan punzantes y penetrantes.

También con la enfermedad especificada, se observan los siguientes síntomas:

  • manos débiles;
  • dolores de cabeza;
  • desmayo;
  • mareos;
  • ruido y zumbidos en los oídos;
  • sentirse desorientado;
  • insomnio;
  • inestabilidad emocional.

Miositis del cuello

La miositis cervical es una inflamación de los músculos del cuello. El síntoma principal de esta desviación es un dolor intenso, que puede disminuir o aumentar. El paciente no puede girar la cabeza, inclinarla hacia adelante o inclinarla hacia atrás.

La mayoría de las veces, el dolor de la miositis se extiende solo a un lado del cuello, pero a veces puede afectar a ambos a la vez. El dolor se caracteriza por irradiación a la parte superior del cuerpo.

Además, con el proceso inflamatorio de los músculos del cuello, hay una pesadez en el cuello, se forma hinchazón en las vértebras. Puede haber dolor en el área de la cabeza, que se irradia hacia la parte posterior de la cabeza o la sien. También se observa dificultad para masticar y tragar alimentos.

A medida que se desarrolla el proceso patológico, sube la temperatura, hay tos, ataques de asfixia.

Hernia de la columna cervical

Esta patología es el resultado de la progresión de la osteocondrosis. Es muy peligroso: hay una gran cantidad de terminaciones nerviosas en la médula espinal en la región cervical. Además, existen centros que se encargan del suministro de oxígeno a los pulmones. Por eso, con las hernias, hay ataques de dolor de cabeza, mareos y asfixia.

síntomas de enfermedades probables con dolor de cuello

La protuberancia grave de la hernia puede causar asfixia.

Si una hernia ha golpeado los discos en el espacio entre la primera y la cuarta vértebra, el dolor es de corta duración y de carácter repentino. Con la derrota de los discos después de la cuarta vértebra, el dolor se localiza en la región del hombro, después de la sexta, desde la articulación del hombro hasta los dedos de las extremidades superiores.

Además del dolor en el cuello, el paciente tiene:

  • sensación de debilidad en las manos, entumecimiento;
  • disminución de la movilidad de la cabeza;
  • migrañas;
  • mareos;
  • deterioro de la agudeza visual.

Con la progresión de la enfermedad, la coordinación de movimientos se ve afectada, la persona se vuelve menos estable.

Espondiloartrosis

En la espondiloartrosis de la columna cervical, se observa inflamación de las articulaciones facetarias, por lo que su estructura se altera. En este caso, las articulaciones experimentan una mayor carga y se dañan, lo que conduce a la formación de osteofitos, crecimientos óseos que ejercen presión sobre los vasos y las raíces nerviosas.

Con la espondiloartrosis del cuello, hay dolores breves en esta área, que se irradian a los brazos, la parte posterior de la cabeza y los omóplatos. Además, la sensibilidad en el área del cuello disminuye, su movilidad después del sueño es limitada. Además, los pacientes notan mareos y destellos de moscas ante sus ojos.

La naturaleza del dolor depende del estadio de la espondiloartrosis:

  1. Al principio, está prácticamente ausente: solo con un esfuerzo prolongado surge una sensación de malestar.
  2. En la segunda etapa, el dolor agudo ocurre por la mañana.
  3. En el tercero, la persona siente ardor, dolor incesante.
  4. En la cuarta etapa, la movilidad de las articulaciones afectadas se ve afectada y, con el tiempo, siempre que no haya un tratamiento adecuado, quedan completamente inmovilizadas.

A medida que se desarrolla el proceso patológico, aparecen síntomas adicionales: tinnitus, entumecimiento de las áreas cervical y de los hombros, cambios en la presión arterial, alteración de la coordinación de movimientos.

Enfermedad de Bechterew (espondilitis anquilosante)

La enfermedad de Bechterew es un proceso inflamatorio crónico de la columna que se disemina a las articulaciones y ligamentos. En esta enfermedad, el proceso inflamatorio afecta inicialmente la unión del sacro y el ilion, luego se extiende lentamente a las partes superiores, sometiendo toda la columna vertebral a cambios degenerativos.

A veces, el desarrollo de un proceso patológico comienza desde el cuello, es decir, desde la radiculitis cervical. En este caso, el paciente siente un lumbago agudo desde el cuello hasta el brazo.

Con la espondilitis anquilosante, hay rigidez de la columna vertebral, movilidad limitada del tórax y pérdida de flexibilidad en la columna. La columna vertebral se curva en la columna torácica y lumbar. En este caso, se observa una "pose suplicante".

La enfermedad progresa lentamente, por lo que pasa desapercibida durante mucho tiempo.

Tuberculosis de la columna cervical

La tuberculosis de la columna vertebral puede afectar a cualquiera de sus partes, mientras que la cervical es la menos susceptible a esta enfermedad. Sin embargo, tal patología todavía ocurre (en el 5% de los casos).

Los síntomas en este caso son:

  • dolor intenso y constante en los músculos del cuello;
  • hinchazón del área afectada, que aumenta constantemente de tamaño;
  • dolor de garganta;
  • tos;
  • Dificultad para tragar.

El síndrome de dolor con tuberculosis de la columna cervical es muy fuerte. El paciente intenta no mover la cabeza, ya que esto le provoca un gran sufrimiento. En este caso, absolutamente todos los músculos, incluidas las capas musculares profundas, duelen.

Neoplasias tumorales de la columna cervical

Los tumores en la columna cervical ocurren con muy poca frecuencia, pero las metástasis de tumores ubicados en los riñones y las glándulas mamarias a menudo penetran en esta área.

Con tumores en el cuello, el paciente experimenta un dolor intenso, que se vuelve más intenso a medida que avanza el proceso patológico.

dolor de cuello con formaciones tumorales

Además, síntomas como:

  • debilidad muscular;
  • calambres musculares;
  • entumecimiento;
  • dolores de cabeza;
  • mareos;
  • dificultad para tragar;
  • insomnio;
  • aturdimiento, que se convierte en desmayo;
  • sudor frío abundante.

Los tumores en lo alto del cuello afectan el cerebro. Esto conduce a la aparición de los síntomas neurológicos que se mencionaron en la lista.

Meningitis

Los músculos del cuello suelen estar adoloridos en caso de meningitis. Es un proceso inflamatorio que afecta el revestimiento del cerebro o la médula espinal. En este caso, se produce un espasmo de las fibras musculares de la parte occipital de la cabeza.

Con meningitis, una persona siente un dolor sordo en el cuello, no puede acostarse boca arriba en la posición habitual.

Además, con la meningitis, ocurren los siguientes signos característicos:

  • dolores de cabeza persistentes, en los que hay una sensación de explosión del cráneo desde el interior;
  • calambres en las extremidades superiores e inferiores;
  • alucinaciones;
  • agresión desmotivada;
  • aumento de la temperatura corporal;
  • náuseas y vómitos;
  • incapacidad para percibir colores brillantes;
  • alteración de la conciencia.

Enfermedades de la tiroides

Las disfunciones de la glándula tiroides afectan el bienestar general del paciente y provocan un complejo de síntomas característicos.

Esta parte del sistema endocrino se encuentra en la garganta, por lo que la inflamación u otros daños causan dolor en el cuello. Un síntoma similar ocurre con hipertiroidismo, hipotiroidismo, tiroiditis y el desarrollo de un bocio de la glándula tiroides. La aparición del dolor se debe a un aumento en el tamaño de la glándula, así como a trastornos hormonales en el cuerpo.

Con estas enfermedades, el dolor es doloroso, regular y localizado en la parte frontal del cuello. El dolor se puede dar a la región occipital, el área de las orejas. Las sensaciones de hormigueo también pueden ocurrir periódicamente.

Síntomas adicionales:

  • sensación de calor;
  • aumento de la sudoración;
  • palpitaciones del corazón;
  • somnolencia.

Neuralgia

La neuralgia de la columna cervical es un pellizco de las raíces nerviosas asociado con una violación de la estructura del disco intervertebral.

dolor en el cuello con neuralgia

La neuralgia cervical se acompaña de los siguientes síntomas:

  • Dolor de cuello que ocurre inesperadamente al girar la cabeza, tocando el área cercana al nervio occipital. En la etapa inicial del desarrollo de la patología, el dolor se localiza en la parte inferior del cuello, en la parte posterior de la cabeza y luego se extiende al área de los ojos. La naturaleza del dolor son sensaciones dolorosas agudas que se asemejan a una descarga eléctrica.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Dolor en el cuero cabelludo.
  • Dolores de cabeza unilaterales que duelen constantemente.
  • La presión arterial aumenta.
  • Fiebre, escalofríos.
  • Apretón de manos.

El dolor de cuello puede ser causado por un alto estrés emocional o un mayor esfuerzo físico.

¿Con qué médico debo comunicarme?

La aparición de dolores regulares en el cuello, que son pronunciados y se irradian a ciertas áreas del cuerpo, es una razón para ver a un médico.

En primer lugar conviene acudir a un terapeuta que, tras analizar los principales síntomas, determinará qué ayuda del especialista se requiere en un caso concreto.

Los siguientes especialistas especializados están involucrados en la determinación de la causa del dolor en el cuello, así como en el tratamiento de las patologías en las que se presenta:

  • Neurólogo.Este especialista se ocupa de enfermedades en las que se ha producido un pinzamiento del nervio cervical o una lesión de la médula espinal. Un neurólogo se ocupa de los casos en los que el dolor de cuello se acompaña de migrañas, mareos, convulsiones.
  • Traumatólogo.El médico se ocupa de los casos en los que el dolor fue causado por una lesión.
  • Vertebrólogo.El especialista corrige la condición del paciente en caso de disfunciones del sistema musculoesquelético: hernia intervertebral, espondilitis.
  • Ortopedista.Debe consultar a este médico para patologías tales como adelgazamiento del tejido del cartílago, escoliosis, osteoporosis.
  • Osteópata.Este especialista trata a pacientes que sufren cambios degenerativos en las articulaciones y vértebras. Un osteópata trata la osteocondrosis, corrige la postura del paciente.
  • Reumatólogo.El médico se ocupa de los casos de daños en el tejido muscular y óseo: reumatismo, artritis.

Además de los especialistas enumerados, es posible que necesite la ayuda de un quiropráctico, fisioterapeuta o masajista.

Métodos de diagnóstico

Para el dolor en los músculos del cuello, se prescriben medidas de diagnóstico como:

  • recopilación de anamnesis;
  • inspección visual;
  • comprobar la sensibilidad del área afectada, así como su movilidad;
  • análisis de sangre y orina;
  • examen de rayos X de la columna cervical;
  • MRI;
  • CT;
  • electromiografía.

Según los resultados del diagnóstico, el especialista determina la causa del dolor de cuello y prescribe el tratamiento adecuado.

Qué hacer si le duele el cuello: enfoques del tratamiento

Una enfermedad específica se trata de acuerdo con un esquema específico. Todo depende de la causa raíz que causó el síndrome de dolor, pero es posible identificar los principales enfoques para eliminar las sensaciones desagradables.

Terapia con medicamentos

El dolor de cuello suele ser muy intenso. Para suprimir su gravedad, al paciente se le recetan medicamentos. En este caso, los siguientes medicamentos son adecuados:

  • medicamentos antiinflamatorios en forma de tabletas;
  • relajantes musculares: analgésicos que alivian los espasmos;
  • analgésicos utilizados en la exacerbación de enfermedades.

Para las enfermedades que causan dolor en el cuello y son provocadas por procesos degenerativos del cartílago y el tejido óseo, es necesario tomar condroprotectores, medicamentos que tienen un efecto positivo en los procesos de recuperación y también tienen un efecto analgésico.

Además, a los pacientes con dolor de cuello se les muestran fármacos que normalizan los procesos metabólicos en los tejidos afectados.

Fisioterapia

tratamiento del dolor de cuello con procedimientos de fisioterapia

Si los músculos del cuello duelen debido a procesos degenerativos de la columna, se prescriben los siguientes procedimientos fisioterapéuticos:

  • terapia diadinámica: impacto en el área afectada con ondas de corriente dobles;
  • balneoterapia- actividades relacionadas con procedimientos de agua;
  • electroterapia- el efecto de la corriente eléctrica en las áreas afectadas;
  • magnetoterapia- el efecto de los campos magnéticos en las áreas enfermas de la columna cervical;
  • terapia con láser: exposición al láser.

Los procedimientos de fisioterapia no se llevan a cabo en el caso de una condición general grave del paciente, durante una exacerbación de la osteocondrosis, en caso de trastornos mentales, violaciones de la integridad de la piel en el lugar del impacto previsto.

Los métodos auxiliares de tratamiento enumerados no solo ayudan a reducir la intensidad del dolor, sino que también fortalecen el sistema inmunológico, restablecen la circulación sanguínea completa en las áreas afectadas y reducen la gravedad de los trastornos del sistema musculoesquelético.

Masaje

En caso de síndrome de dolor localizado en el cuello, los procedimientos de masaje también pueden incluirse en la terapia compleja. Los realiza un especialista, ya que un abordaje incorrecto puede causar daño adicional a las estructuras óseas y musculares.

El masaje de cuello, que relaja los músculos, se realiza sentado o acostado. El impacto se ejerce sobre los músculos trapecios que sostienen la columna cervical.

Al principio, el especialista realiza ligeros movimientos de caricias de arriba a abajo. Después de calentar, frote el área de los procesos mastoideos. A continuación, frotando la parte posterior del cuello, exposición a vibraciones.

Una sesión de masaje dura de 3 a 10 minutos.

Cirugía

Es posible que se requiera cirugía para el dolor en el cuello en presencia de tales patologías:

  • hernia de disco;
  • compresión de las raíces de la columna o radiculopatía;
  • compresión de la médula espinal o mielopatía.

La cirugía de la columna cervical tiene como objetivo extirpar áreas de las vértebras que tienen un efecto traumático en la médula espinal.

Actualmente, las cirugías clásicas que requieren un largo período de rehabilitación están siendo reemplazadas por técnicas menos invasivas:

  • endoscopia, en la que la intervención se realiza mediante punción;
  • operaciones microquirúrgicas que permiten eliminar las hernias sin dañar los tejidos circundantes de la médula espinal.

Remedios populares

Para el dolor de cuello, puede intentar aliviarlo usted mismo con la ayuda de remedios caseros. Los más efectivos son:

  • Compresas de rábano picante.La hoja de rábano picante debe enjuagarse con agua hirviendo, dejar enfriar a una temperatura agradable y aplicarse en el cuello. Envuelva una bufanda encima. Aplique una compresa antes de acostarse y déjela toda la noche. Si hay una fuerte sensación de ardor, debe quitar la compresa y enjuagar la piel con agua tibia.
  • Compresa de aceite de laurel.Se deben diluir 10 gotas de aceite en 1 litro de agua tibia. Sumerja el pañuelo en el líquido y aplíquelo en el cuello durante 20-30 minutos.
  • Lubrica la zona afectada con miel.Después de aplicarlo, debe presionar firmemente el área tratada con las palmas y luego arrancar con fuerza. Repita hasta que la miel se absorba por completo.

Recomendaciones generales

Para las enfermedades que causan dolor severo en la columna cervical, debe prestar atención a las siguientes recomendaciones:

  • Es necesario mantener la postura correcta al sentarse y caminar.
  • Si siente dolor en la columna cervical durante el esfuerzo físico, debe dejar de realizarlos, dar un descanso a los músculos. En el futuro, debe reconsiderar el grado de estrés al que está sometida la zona del cuello.
  • Debe dedicar tiempo a la actividad física con regularidad, al menos no demasiado intensa. La natación y el yoga son beneficiosos para la salud de la columna.
  • Se recomienda dar preferencia a una mochila sobre una bolsa: da una carga uniforme en los lados izquierdo y derecho del cuerpo.
  • Es útil tomar una ducha de contraste. La alternancia de temperaturas tiene un efecto positivo en la circulación sanguínea, no permite que la sangre y la linfa se estanquen.

Las mismas recomendaciones se pueden utilizar como medida preventiva.

Los músculos del cuello pueden doler debido a diversas patologías de la columna vertebral, con menor frecuencia el síndrome de dolor es causado por patologías de los órganos internos. El régimen de tratamiento depende de la causa diagnosticada por el médico después de un examen completo.