Osteocondrosis lumbar: causas, síntomas y tratamiento

manifestación de osteocondrosis lumbar

La osteocondrosis lumbar es una lesión crónica de la columna lumbar que se desarrolla en los discos intervertebrales como resultado de muchos años de influencias físicas y trastornos metabólicos. Se ha comprobado que la osteocondrosis lumbar es la causa del dolor de espalda en el 75% de los casos.

La derrota de la columna lumbar ocurre en el 60% de los habitantes del mundo; esta es la manifestación más frecuente de osteocondrosis. Los primeros signos de la enfermedad aparecen entre los 20 y los 30 años.

El peligro de la enfermedad es que en las últimas etapas de la enfermedad (cuando ocurren protuberancias (protuberancias) y hernias de disco intervertebrales) se desarrollan complicaciones que requieren intervención quirúrgica, en particular, fascitis plantar y espolón calcáreo.

La osteocondrosis lumbar a menudo complica el embarazo.

Causas de la osteocondrosis lumbar

La principal causa de la enfermedad es una carga sistemática en la columna lumbar y trastornos metabólicos de la capa fibrosa de los discos intervertebrales. El levantamiento de pesas, el sobrepeso y el trabajo físico constante aumentan la presión sobre la columna vertebral.

Otras causas de osteocondrosis lumbar: estilo de vida sedentario y sedentario, uso constante de tacones altos, dieta poco saludable, beber muy poco líquido, fumar, abuso de alcohol.

Con el debilitamiento del marco muscular protector y la ausencia de tratamiento, el suministro de sangre a los tejidos se deteriora y comienzan los procesos degenerativos en los discos intervertebrales. Como resultado, los discos intervertebrales no reciben suficiente suministro de sangre: pierden elasticidad, se "secan", se inflaman, se aplanan y se abultan.

Cuando sobresale (protrusión), la raíz del nervio espinal se pellizca, lo que se manifiesta por dolor en reposo y durante el movimiento. La mala postura y las lesiones provocan una carga desigual adicional en la columna vertebral, lo que acelera el desarrollo de la osteocondrosis lumbar.

Etapas de la osteocondrosis lumbar

La peculiaridad de la enfermedad es el desarrollo gradual de procesos degenerativos.

Los neurólogos distinguen 4 etapas de la osteocondrosis lumbar:

  • 1. ª etapa& mbsp; inflamación parcial y aplanamiento de los discos intervertebrales. Se manifiesta como una sensación de ardor en la zona lumbar y un dolor sordo, no intenso, en la zona lumbar. Las sensaciones desagradables surgen después del esfuerzo físico, levantando pesas.
  • 2da etapa: la distancia entre las vértebras se reduce, la radiografía muestra cambios en los tejidos circundantes del anillo fibroso y se produce una protrusión del disco. El paciente siente un dolor agudo en la zona lumbar, que se irradia (irradia) a los glúteos y piernas.
  • Tercera etapa: aparición de hernias intervertebrales debido a la destrucción del anillo fibroso de las vértebras. En la tercera etapa, el cartílago, los discos y las vértebras se destruyen intensamente. Los dolores se vuelven permanentes, se sienten incluso en reposo.
  • 4ta etapa: atrofia del cartílago y los discos intervertebrales, acompañada de crecimiento patológico del tejido óseo de las vértebras y formación de osteofitos. El dolor ocurre con cualquier movimiento y cualquier posición incómoda del cuerpo. El dolor no desaparece por sí solo. Este trastorno requiere un tratamiento intensivo y conduce a una discapacidad humana grave.

Síntomas de osteocondrosis lumbar

síntomas de osteocondrosis lumbar

En el setenta por ciento de los casos, los médicos diagnostican la enfermedad en la segunda etapa. Durante este período, el paciente tiene períodos frecuentes de exacerbación con síntomas vívidos:

  • dolor de espalda que empeora con el esfuerzo. A medida que se desarrollan los procesos degenerativos, el dolor se vuelve fuerte y constante;
  • restricción de movimientos. Los movimientos van acompañados de un aumento del dolor que se irradia a las nalgas y las piernas;
  • cambio de sensibilidad en las extremidades inferiores (hormigueo, ardor, entumecimiento);
  • tensión de los músculos de la espalda;
  • entumecimiento y escalofríos en los pies.

Diagnóstico de osteocondrosis de la columna lumbar

En el 85% de los casos, los médicos hacen un diagnóstico mediante rayos X, tomografía computarizada y resonancia magnética (IRM).

El método más específico es la resonancia magnética. Con su ayuda, los médicos determinan el lugar y el grado de daño a la columna lumbar.

La tarea principal de un especialista es distinguir la osteocondrosis de la espondilitis anquilosante.

Complicaciones de la osteocondrosis lumbar

Radiculitis lumbar o síndrome radicular: un proceso patológico en un nervio espinal estrangulado (raíz) es la complicación más común de la osteocondrosis lumbar. Ocurre en el 55% de los casos. Se acompaña de dolor y alteración de la sensibilidad en la zona lumbar y / o en la raíz restringida.

En las últimas etapas de la enfermedad, el disco intervertebral aplanado sobresale más allá del borde de la vértebra; se produce una protrusión. Cuando se destruye el anillo fibroso, se forma una hernia intervertebral. Una hernia intervertebral es un motivo para consultar a un neurocirujano.

En el 40% de los pacientes, el nervio ciático se inflama. Esto provoca dolor, entumecimiento de la extremidad. Como resultado, el paciente cambia el peso corporal a la pierna sana; la columna se vuelve aún más curvada, lo que agrava la gravedad de la enfermedad.

métodos de tratamiento de la osteocondrosis lumbar

El 10% de los pacientes desarrollan un estrechamiento del canal espinal o mielopatía por compresión (compresión de la médula espinal). Requiere tratamiento quirúrgico.

La complicación más rara, pero peligrosa, es el síndrome de la cola de caballo: la derrota de varias raíces nerviosas adyacentes.

Cada tercer paciente con esta complicación tiene paresia o parálisis de las piernas. También requiere tratamiento quirúrgico.

Tratamiento de la osteocondrosis lumbar

La osteocondrosis lumbar no se puede curar. Puede eliminar el dolor y ralentizar los procesos degenerativos en las vértebras y los discos. El 80% del éxito en el tratamiento recae en las etapas 1 y 2 de la enfermedad.

Si no hay complicaciones, los neurólogos tratan la osteocondrosis de la columna lumbar con medicamentos, ejercicios de fisioterapia, masajes, fisioterapia.

Se recetan medicamentos para las exacerbaciones de la osteocondrosis para eliminar la inflamación, el dolor y estimular el metabolismo en las vértebras, cartílagos y discos.

En el dolor agudo, el efecto terapéutico se logra mediante la inyección intramuscular de fármacos. Para la anestesia local, se prescribe bloqueo paravertebral. Durante 3-6 meses, a los pacientes se les recetan condroprotectores.

El objetivo de los ejercicios de fisioterapia es fortalecer la estructura muscular de la espalda. El ejercicio en la piscina es muy útil. Con la osteocondrosis lumbar, los ejercicios se realizan después de que se elimina el dolor. Algunos médicos prescriben fisioterapia incluso para el dolor, sin embargo, esto debe abordarse con precaución.

Una vez que el dolor desaparece, se recomiendan cursos de masaje y reflexología.

La osteocondrosis lumbar no complicada no requiere tratamiento hospitalario frecuente y de varios días. La enfermedad se trata en casa. Recurren a los remedios caseros, cuya acción se reduce a calentar la espalda baja.

Prevención de la osteocondrosis lumbar

Para la prevención de la osteocondrosis lumbar, siga estas sencillas reglas:

  • observe su postura mientras está sentado durante muchas horas, cambie la posición de su cuerpo;
  • nadar 3 veces por semana;
  • levanta pesas con ambas manos desde una posición sentada o fijando (enderezando) la espalda;
  • evitar borradores;
  • Para descansar una noche, elija un colchón ortopédico.